El pasado mes de julio, Biosfera puso en marcha el proyecto titulado “Bases para la creación de poblaciones satélite de desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) en el Sistema Central como estrategia para su conservación y adaptación frente al cambio climático: desarrollo de un programa de reintroducción”, que cuenta con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica a través de la Fundación Biodiversidad y del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y con la colaboración de la Confederación Hidrográfica del Duero, la  Confederación Hidrográfica del Tajo, la Junta de Castilla y León y la Junta de Castilla La Mancha.

Durante el periodo de estiaje de 2018, entre julio y octubre, se efectuaron los trabajos de campo correspondientes al estudio demográfico y poblacional de las poblaciones de la vertiente castellano-leonesa, mediante la aplicación de un programa de trampeo específico  de desmán en tramos seleccionados previamente. La longitud de cada tramo de trampeo fue variable y se adaptó a las condiciones topográficas del cauce priorizando la seguridad de los técnicos y evitando riesgos innecesarios para la especie derivados de una instalación deficiente de las nasas que pudiera desembocar en la muerte accidental de algún ejemplar por ahogamiento. Las nasas se colocaron antes del anochecer y fueron revisadas cada 2 horas al objeto de reducir el estrés y los riesgos de hipotermia de los animales capturados, para ser desmontadas al amanecer.

Los desmanes capturados fueron manejados con sumo cuidado, evitando ruidos molestos, movimientos bruscos o una iluminación excesiva. El manejo se realizó solo a aquellos ejemplares de más de 50 gr. de peso, previa sedación ligera mediante un anestésico inhalatorio (Isoflurano), reduciéndose con ello el estrés de manejo. Se determinó la edad a cada uno de los animales capturados mediante el análisis del nivel de desgaste dentario siguiendo el método empleado por González- Esteban et al. (2002) y se procedió a la toma de una muestra de pelos de la zona dorsal para el sexado y caracterización genética y a la toma de diversas medidas biométricas (peso, longitud total, cola y cabeza –cuerpo) en el caso de que el animal permaneciera tranquilo. Por último, tras comprobar la correcta recuperación de la anestesia, los ejemplares capturados fueron devueltos al medio de forma inmediata en el mismo lugar de captura.

Trampeo en uno de los arroyos objeto de estudio.
Fuente: Biosfera Consultoría Medioambiental S.L.

Los estudios poblacionales han permitido constatar la existencia de 3 núcleos poblacionales en la provincia de Ávila, dos en la cuenca del Tormes (núcleos del Aravalle y Becedillas) y uno en la cuenca del Adaja, sin que se hayan localizado ejemplares en otras zonas de la Sierra de Gredos ni en las Sierras de Guadarrama y Ayllón. 

En cuanto a la obtención de datos biodemográficos, se efectuó un esfuerzo de trampeo de más de 295 trampas – noche y más de 21.000 m de trampeo efectuados en distintos cursos fluviales, lográndose capturar un total de 33 ejemplares, y obteniéndose unos valores de densidad media de 2,7 desmanes / km ± 1,99 SD y un intervalo de confianza (IC95%) 1,06 desmanes / km. Se estima una ocupación de aproximadamente 70 km de red hidrográfica lo que permite realizar unos cálculos para el conjunto de la población castellano leonesa del sistema Central de 190 ejemplares (IC95% 116 – 264 individuos).

Se confirma por tanto la grave situación de amenaza del desmán ibérico en el sistema Central, así como de la fragmentación y el aislamiento de los núcleos poblacionales, y se constata un proceso de regresión reciente en algunos cursos fluviales del Becedillas y del Aravalle,  que podría desembocar en la extinción local de dichas poblaciones.

Preparación del material de captura en orilla.
Fuente: Biosfera Consultoría Medioambiental S.L.
Toma de medidas biométricas. Fuente: Biosfera Consultoría Medioambiental S.L.